Adela (breus retalls)

  Es el moment de trobar la veu, buscar el ritme i encaixar-ho en l’estil que utilitzarà el narrador per arribar al cor des lectors i lectores.
També es moment de que qui llegiu aquestes línies em feu cinc cèntims i em digueu que us sembla

Com en son de diferents els homes. El seu, el Quimet, els te de dos rovells. I se li fa un somriure només de pensar en haver pensat una cosa com aquella. Però es així el seu marit. Quan sona la sirena per anar al refugi ella agafa a la Anita, a la Adelina i a la Lolita, la petita, i surt a corre cuita de casa. El Quimet no ho fa pas així. Ell agafa a la Quimeta al braç i baixa com si el temps es detures i la possibilitat de morir rebentat no fos real. No vol adonar-se que les sirenes sempre van acompanyades del soroll del avions, seguit del xiulet de les bombes què demanen pas abans d’esclatar cridant que el mon s’acaba. Anem Quimet, corre, li diu la Adela. Ara vaig, dona, no tinguis pressa, respon ell amb tota la gansoneria del mon. I a ella se la duen els dimonis perquè veu les cares de por de les filles. Anem filles, correu. I el pare i la Quima? Pregunten. Els venen darrere nostre.
Es tant trist el refugi. Les cares de por de la gent. Una por que les criatures veuen i copien. Aquesta es la percepció de la Adela quan tots seuen i només s’escolten els plors dels petits que no accepten la feblesa de la vida. Encara i així tothom fa com si no passés res i tot hagués de tornar a una normalitat inexistent que tots desitgen.
Mentre les nenes juguen, perquè les criatures aviat obliden la por, ella i el marit seuen al costat d’una altra parella amb la que han anat fen amistat en mig les llargues hores d’espera. No son tan joves com ells, encara que ningú no ho diria veient a la Adelina, la filla gran, però malgrat la diferència d’anys s’avenen. A la dona, la Carme, se la veu molt del seu marit, i el duu molt polit. D’altra banda el Quimet sembla que s’entén força be amb el Roberto, que es el nom del marit de la Carme. Mentre els tres parlen i les filles d’ells, més grans, van a la seva, la Adela s’aixeca i se’n va a vigilar a les filles. Es només una excusa, el que fa es fugir de les males idees que li venen al cap. Pensaments com el d’imaginar que el seu home es l’altre: vital, alegre, senyor i força educat. Però ningú no pot ser un altre que no sigui qui es. I es per això que s’aixeca i diu vaig a vigilar les nenes no prenguin mal, perquè a aquestes alçades de la vida es conscient de que no es bo per ningú tenir aquests mals pensaments. Vol dir això que no estima al seu marit? Es pregunta un cop més. Clar que se l’estima, es el pare de les seves filles, es la persona amb qui ho comparteix tot des de fa més de deu anys. Però què ha de fer, què potser som els amos dels nostres pensaments? Si més no, podem fugir de les temptacions, deixar el pensament a un costat i no convertir-lo en fet. I anar a veure com juguen les nenes, i mantenir-se en un silenci culpable per sentir les coses que sent.
Un vine amb nosaltres, dona, la treu dels mals pensaments i s’apropa per seure amb ells. Encara no s’ha allisat la faldilla que un soroll espantós esborra tot pensament. Després silenci i al moment plors. Aquesta deu haver caigut molt a prop, se sent que algú comenta fluixet, com si dir-ho més fort pogués atraure els dimonis italians. Mentre passa el temps i els xiulets de les oïdes s’allunyen, es van recuperant les veus. Només que ara ja no es parla d’altra cosa que de la possibilitat de que les cases s’hagin convertit en runes.

Anuncios
Publicado en Novela, Uncategorized | Etiquetado , , | 2 comentarios

El llop i la cerva

EL CAVALLER DEL CIGNE ciutadà valencià de nació catalana //*//

Lobo_en_nieve--600x...

En temps passats va existir una raça de llops que poblaven les rodalies d’una muntanya que era coneguda com de la mort. Aparentment eren com els altres llops, encara que més petits, però el que era realment diferent era el seu udol. Normalment el que fan el de la raça majoritària es esborronar homes i animals perquè el llop és el rei del bosc i el millor caçador. Els llops de la muntanya de la mort atreien amb el seu udolar harmoniós i encantador de manera que les víctimes morien sense dolor i amb plaer. Els llops esborronadors eren més grans i violents, de manera que atacaven els cantaires fins que solament en va quedar un.

Ací el tenim a punt de finir i d’extingir-se la raça. Una setmana sens menjar. Ho va intentar per darrera vegada. «Au…!, au…!, au…!». Ningú no hi va anar. Sols li quedava anar a…

Ver la entrada original 315 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Empieza: Pertegás – 2ª parte trilogía del Ladrón de rostros

La segunda parte de “El ladrón de rostros” ha empezado su andadura. Eso significa que el proceso de escritura ha comenzado y que el autor sabe dónde se encuentra el principio, pero todavía no tiene ni idea de dónde pueda quedar el final.
Después de la primera parte, la que da nombre a la trilogía, muchas mujeres se quedaron con las ganas de que Oscar y Alba terminaran juntos. Si es que estan hechos el uno para el otro, me decía alguna. También se me han recriminado otras cosas, claro. Y eso confirma que uno ya puede esmerarse, que jamás contentará a todo el mundo.
Qué gana la novela si uno empareja a sus protagonistas. Después vendrá el tedio, el aburrimiento, el engaño, la pareja anodina como tantas y tantas parejas anodinas que no aportan nada al hilo narrativo.
Pero que no se engañe nadie. Aparecerá una forense separada de buen ver, un policía retirado que tuvo su primer caso en Deusto y cada uno de ellos puede terminar acompañado, o no, que los personajes son de lo más esquivo.
Sí que tendremos un cadáver. Un hermoso cadáver que nos aparecerá sentado en un sillón frente a al retrato de una mujer desnuda. Un cuadro de Enrique Pertegás sobre el que girará una de las tramas. Será en esta que conoceremos un poco a ese valenciano, amigo de Blasco Ibañez y enfant terrible del arte hasta el momento de la muerte cultural que representó el franquismo.
No puedo apuntar nada más. Que en esta viajaremos Hasta Deusto, hasta Vinaròs, nos moveremos por Barcelona, el Masnou y Cerdanyola del Vallès. Ya veis, nuestros personajes no viajan por el mundo, no tienen esa suerte. Pero nos hablan de lugares que todos conocemos, y eso, amigos, siempre es de agradecer.
Un abrazo para todas y para todos,
El autor.

Publicado en ladrón de rostros, pertegás, Uncategorized | Etiquetado , | 3 comentarios

Cuento a partir de unas palabras (8)

donna-chiesa-preghiera

Palabras obligadas(Ver nota 1) Verbos: : comer, beber, cantar, bailar y limpiar.
Sustantivos: María, perro, queso, libro y desván.
Adjetivos: feo, bajo, morado, gordo y caro

El pecado y el perdón

Su nombre es María, como la madre de Cristo, que Dios me perdone. Jamás pensé que el pecado me llegaría de este modo. Con ella, en el desván de la sacristía, entre imágenes de santos y libros viejos. Le he preparado comida, padre, unas sencillas lentejas, pero están muy buenas, me dijo. Y yo, déjalas en la sacristía María, que luego me las como. Y ella entrando con esos andares, bajo cuya inocencia se esconde toda la picardía del demonio. No debería comerlas, hija mía, le dije después, cada día estoy más gordo y con esos manjares lo único que consigue este pobre pecador es ponerse morado de comer y beber. Y ella, Que va, padre, está usted muy bien, ya le gustaría a la mayoría de mozos… Y después un silencio, acompañado de una sonrisa y una mano rozando apenas mi ya prominente barriga. Debió notar mi turbación. Enrojeció, tuvo conciencia de haber hecho algo feo y se apartó hacia la mesa para ponerse a cortar queso. Yo preferí acercarme hasta la puerta para cerrarla. No deseaba que nadie pudiera llevarse a equívocos conmigo y una feligresa de apenas veinte años. Después, tras regalarme una sonrisa, y como si fuera lo más natural del mundo, cogió un trapo y empezó a limpiar los escasos muebles de la habitación. Mientras lo hacía cantaba una cancioncilla desconocida y bailaba con movimientos leves que a mí me parecieron pura lascivia.
—Lo demás ya se lo puede imaginar, padre Anselmo, la lujuria se apoderó de este pobre pecador.
—¿Te arrepientes de haber pecado, vienes a la confesión con una total contrición(2)?
—Si padre.
Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine patris et filii et spiritus sancti(3).
—Todavía falta una última cosa, padre Anselmo.
—Dime, pues, hijo mío.
—Una de las veces nos pilló otra feligresa. Maite, se llama, la mujer del panadero del pueblo.
—Pues no sufras, por ella.
—Pero es que me amenazó con contarlo todo, padre. Dijo que lo pagaríamos muy caro.
—No sufras, no dirá nada a nadie.
—¿Cómo esta usted tan seguro?
—Hijo mío, porque viene una vez por semana a mi casa a limpiar. Y te aseguro que es tan hacendada que me limpia hasta las malas ansias.

***

(1) Para unos talleres que hago en la escuela de adultos de mi ciudad, propuse que los alumnos plantearan una serie de palabras. Con ellas construiría una breve historia.
Este es el resultado con las palabras del segundo grupo de GES 1.
(2) En el catolicismo, dolor de haber ofendido a Dios, por el amor que se le tiene.
(3)Te absuelvo de tus pecados en nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo”


BONUS

Publicado en relatos | 2 comentarios

Rap a partir de unas palabras (1)

masturbacion-con-rape-krhe-1240x698abc

Juego de palabras: “Rap” es rape en català

Palabras obligadas(Ver nota 1) Verbos: Correr, cantar, soplar, nadar, volar
Sustantivos:computadora, perro, gato, profesor, libertad
Adjetivos: Grande, pequeño, verde, alto, bajo

Este es el rap
de las palabras obligadas
que formen grandes rimas
y estén bien enlazadas.

Que guste al profesor
y la gente de l’Alzina.
Que nadie eche a correr
a esconderse en las esquinas

Serán versos que vuelen
que se puedan cantar,
hechos con mucho esfuerzo,
yo no os quiero engañar.
Para un simple poeta,
es un listón muy alto
salir de la cuarteta[1],
superar este trago.

Pero ya casi en broma
Y contando por lo bajo,
Son ya siete palabras
las que hemos empleado.

Veo que pinta bien
mi pequeño homenaje
no he de echar a correr
huyendo de los palos.

Usar perros y gatos,
me va a ser imposible,
no veo ningún contexto
que sea algo creíble.
Haré lo de nadar
guardando bien la ropa[2].
Intentadme comprender
aquí estoy en pelotas.

Ya soplo de contento,
por ir tan avanzado,
A pesar de estar tan verde
y tan poco avezado[3]

Así que…

Os doy gracias a todos,
por tan lindas palabras,
menos computadora,
no supe colocarla.

Y hasta aquí ha llegado
mi pequeño homenaje
Al rap y a los raperos.
Espero que os encaje.

***

[1] Estrofa formada por cuatro versos , generalmente octosílabos, que riman, normalmente, el primero con el tercero y el segundo con el cuarto.

[2] Adaptación del refrán: “Nadar y guardar la ropa”. Actuar de forma adecuada para los propios intereses, protegiéndose al mismo tiempo de las posibles consecuencias negativas.

[3] Acostumbrado.

BONUS

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cuento a partir de unas palabras (7)

tumblr_mngtopgpfj1rf9hn3o1_1280

Palabras obligadas(Ver nota 1) Verbos: Saltar, dibujar, morir, reír, cantar.
Sustantivos: Cama, montaña, río, puerta, peaje.
Adjetivos: bonito, alto, delgado, rojo, grande.

En la jaula cabe justo una cama pequeña. Sobre ella hay un hombre recostado, dibujando nadie sabe qué. El resto de la nave no está acorde con tamaño de la jaula: es grande, casi inmensa.
Por una puerta lateral, sobre la que hay una ventana alta desde la que se vislumbra la silueta de una montaña, entra otro hombre.
Antes de continuar convendría establecer, dada la similitud de nombres, o por la ausencia de los mismos, que llamaremos “Preso” al de dentro de la jaula y “Libre” al que acaba de entrar.
Sigamos.
Libre se acerca a la jaula y por un delgado resquicio que hay en la parte inferior, empuja la bandeja que traía.
—Ahí tienes la comida —dice.
Preso, con la cara roja de rabia, se levanta como un resorte y se lanza contra los barrotes.
—Dime, ¿qué vas a hacerme? —Grita.
—Es mejor que comas.
Esa fría respuesta provoca un ataque de ira descontrolado. Preso salta, golpea, grita, insulta… nada. Solo obtiene la imagen de una espalda alejándose mientras canta una melodía desconocida.
—Hijo de puta, maldito hijo de puta. Suéltame. Sácame de aquí. No tienes ni idea de quién soy…
Pero los gritos de Preso solo son contestados por la reverberación del espacio y por el golpe de la puerta al cerrarse.
Libre, ya fuera, se deja llorar, como si aquel río salado mitigara en algo el dolor que le atenaza por dentro. Sería tan bonito tener valor, piensa, y no esta absurda cobardía que le inmoviliza impidiéndole llevar a cabo lo que se había prometido. En vez de eso viene cada día a traerle comida y cuadernos y lápices y ropa; a mantenerle con vida para que siga riéndose de él y de su dolor. Pero nada salió como debía. Cuando se vio con el revolver en la mano se supo incapaz de llevar su plan a cabo.
Pero la rabia es tanta, recordar día a tras día a su pequeña muerta a manos de aquel monstruo al que una Justicia patriarcal y fundamentalista dejó libre apenas cinco años después de encarcelarlo para que volviera a hacer daño. Un ser tan abyecto que ni siquiera recuerda la cara de quien prometió venganza.
Mira el revolver de nuevo, confirma que no se atreverá a usarlo y lo guarda en el bolsillo. Escucha los gritos chulescos de Preso y determina que tampoco puede dejarle libre. Es alguien conocido, lo busca todo el mundo, tienen poder y conseguirá que él dé con sus huesos en la cárcel, donde pagarán a alguien que acabará con su vida. Haga lo que haga no tiene futuro. Solo le queda la venganza que no se atreve a impartir
Aún metido en esos pensamientos mira a su alrededor. Una serie de naves olvidadas en medio de la nada. Uno de esos fracasos urbanísticos de la primera década del siglo XXI ¿Qué probabilidades hay de que alguien pase por allí? Pocas, poquísimas. Y es entonces que se da cuenta de que su cobardía para matar con un arma se compensa con la extrema crueldad de su último pensamiento.
Se marcha. Él no puede matar, cierto, pero nada le impide dejar morir. Lo único que deberá hacer es pasarse en un mes, confirmar el óbito y enterrarlo donde puedan devorarlo las bestias.
Por primera vez en mucho tiempo se ríe con ganas.
Los gritos de Preso se van desvaneciendo hasta que todo es silencio.

***

(1) Para unos talleres que hago en la escuela de adultos de mi ciudad, propuse que los alumnos plantearan una serie de palabras. Con ellas construiría una breve historia.
Este es el resultado con las palabras del segundo grupo de GES 1.


BONUS

Títulos de crédito de la película Blade Runner (Vangelis)

Publicado en relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cuento a partir de unas palabras (6)

sequia

Palabras obligadas(Ver nota 1) Verbos: sufrir, jugar, escuchar, enamorar, soñar.
Adjetivos:  rubio, grande, especial, feliz, entrañable.
Sustantivos: ciudad, coche, piercing, Iván

—Hace calor Iván. Demasiado para el mes en que estamos.
—Es el puñetero cambio climático. Lo que hace años apenas soñábamos y que se convirtió en nuestra pesadilla, pero es lo que hay.
—Tienes razón, de nada sirve lamentarse. Viene de muy lejos, del 2020 cuando empezamos a sufrir los primeros efectos devastadores.
—Sí, pero quien nos iba a decir que pasados veinte años todavía estaríamos mucho peor.
— qué podíamos esperar si nadie escuchó los gritos de alerta que lanzó la comunidad científica en pleno.
Callan los dos. Un remolino de aire caliente saturado de polvo les obliga a cerrarse la máscara protectora. Al instante notan cómo les arden los pulmones. Pero no pueden bajar a las cuevas. Todavía quedan dos horas para el cambio de guardia y deben aguantar si aspiran al «Premio de Vida».
Iván piensa en su niñez y se recuerda feliz, sonriente, ajeno a lo que vendría. Recuerda la ciudad inmensa, el tráfico, con aquellos olvidados vehículos —coches, recuerda que los llamaban—. Nada queda de aquello.
Primero las dos grandes guerras, las bombas de fusión, los ataques bacteriológicos, las armas químicas. La locura total de un mundo que se creyó especial sin haberse adaptado a su supuesta racionalidad. Todo en nombre de la Libertad, la Paz, Dios, la Unidad de los pueblos…
Tremendas mentiras que escondían el afán de una minoría por restablecer el orden jerárquico medieval y un número aceptable de humanos sobre el planeta antes de poder huir de él hacia Marte.
—¿En qué piensas? —Pregunta su compañero.
—En el tremendo error que cometimos.
—No fue culpa nuestra.
—Todo es culpa de todos. No podemos eximirnos de nuestra responsabilidad.
—No estoy de acuerdo. Qué responsabilidad tuvimos en la primera oleada de infecciones, y con la segunda, la “Grande”. Y con el envenenamiento de las aguas o el invierno nuclear y la deforestación posterior.
Iván calla de nuevo, no le apetece responder, Al revés, le sobreviene un sentimiento entrañable cuando piensa en lo enamorado que estuvo de su mujer y de su niño —linda cabecita rubia—. Todavía hoy sueña con sus cuerpos yertos(2), asesinados a manos de alguien a quien tal vez él mismo dejó solo.
Se gira, no es bueno que nadie vea derramar lágrimas, piensa, está prohibido y se castiga negando la posibilidad del «Premio de Vida» y eso es la muerte.
Una ráfaga de ametralladora elimina todas sus penas. Es su compañero que ha abierto fuego contra un grupo de atacantes. Casi de manera automática, monta su arma y dispara una ráfaga continua en zigzag. Los ojos cerrados. Matar o morir. No hay otra en un mundo sin ley. Es a lo único que juegan los pocos humanos que quedan. Un juego simple y sin reglas. El premio, vivir algo más.
Cuando sobreviene el silencio se acercan al resultado de su trabajo. Cuentan siete, ninguno ha huido, no estaban bien armados, solo les guió la sed. El compañero repasa cuerpos con la punta de su arma. Él, a su vez, hace lo mismo. Cuando golpea al último con el cañón de su fusil de asalto escucha un leve gemido. Le da una patada para girarlo. Es un joven con piercings en los resecos labios que le mira atemorizado con los ojos muy abiertos. Iván carga el arma y le revienta la cabeza de un disparo.

Son muy malos tiempos para la pena, se dice. En este mundo todo es un simple “o ellos o nosotros”, solo sobreviven los que tienen un pequeño pozo de agua. Se siente feliz por pertenecer al mundo rico. Además, esta tarde ni siquiera tendrán que jugar para conseguir el premio. Se lo han ganado al haber repelido el ataque. Dispondrán de dos unidades de agua y la seguridad de que hoy no habrá posibilidad de perder la vida en el juego

***

(1) Para unos talleres que hago en la escuela de adultos de mi ciudad, propuse que los alumnos plantearan una serie de palabras. Con ellas construiría una breve historia.
Este es el resultado con las palabras del segundo grupo de GES 1.
(2)Dicho de un ser vivo o de alguna parte de él: Tieso o rígido, especialmente a causa del frío o de la muerte.


BONUS

Lamento por las víctimas de Hirosima

Publicado en relatos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cuento a partir de unas palabras (4)

caperucita-roja01

Palabras obligadas(Ver nota 1) Verbos: Correr, cantar, soplar, nadar, volar
Sustantivos:computadora, perro, gato, profesor, libertad
Adjetivos: Grande, pequeño, verde, alto, bajo

Mi nombre es Cosme, pero todos me llaman Lobo. A lo largo de los años se han contado innumerables cuentos sobre mi: los cerdos dicen que me dedico a soplar y soplar hasta las casitas derribar, la cabra suelta que no sé nadar y que si me echan al agua me ahogaré. Pero nada de eso es cierto. Me considero un tipo que ama su libertad y al que le gusta cantar. Digamos que soy un ácrata que no se mete con nadie y al que le jode que se metan con él.
Y ahí nació el problema que os cuento. Vino a vivir a la parcela de al lado una nena, más pija que la filipina de porcelanosa, pero con un cuerpazo de verduga que cuando la veo se me va casi toda la sangre allí donde nos cuelga.
Pero a lo que vamos, que resulta que Nena hace álgebra computacional (eso me han contado) y se pira todas las tardes a casa de Abuela, una vieja que hace de profesora particular en un centro de computadoras.
Para ir allí pasa corriendo por delante de mi parcela, con su faldita roja, su top rojo, un perro que parece una rata grande de pequeño que es, también con lazito rojo ¡Joer, que aquello parece un desfile de toreros! Y ahí me tienes a mí un día y otro día… que al final decidí tirarle los tejos y la paré.
Qué haces por aquí nena, le pregunté. Voy volando a casa de Abuela que me he pasado de hora y voy tarde, me respondió. Joer, Nena, la engatusé, ¿ves aquella pared verde tan alta?, pilla por la derecha, vigila al gato de Bruja que no te salte encima el chucho y después enfila recto que te ahorrarás un huevo de camino.
Nena, que está buena pero parece que no entrene lo de dentro de la cabeza, me creyó como si fuera el Big Brother.

Y ahí que se pira, la sigo un poco, la adelanto por detrás de la tienda del paqui y llego el primero a casa de Abuela. Entonces encierro a la vieja, me pongo un gorro de rastafari y ropa que pillé de un tendedero, me calzo unas gafas de sol y ahí me tienes en plan disimulo. ¡Ah, que no te lo dije!, echo a toda la panda de “alelaos” ante las pantallas y cierro la puerta.
Vale, lo tienes claro, ¿no? Pues en eso que llegó Nena, empujó la puerta y vio que estaba cerrada. Y va la muy imbécil y en lugar de llamar al timbre para que pudiera salir a abrirle, se dio la vuelta y se fue a buscar al segurata del banco de al lado —un armario que si se te pone delante te tapa el sol durante horas— Y allí me tienes a mí en plan canelo sin saber qué hacer. Así que abrí la puerta y me senté delante de uno de los ordenadores en plan disimulo, como si estuviera currando.
Entraron los dos, miré para arriba, les saludé con una sonrisa y ya me disponía a pasar de todo cuando el segurata sacó una pipa del tamaño de un misil y con voz de bajo me soltó un “al suelo” que casi me cago encima.
Yo no entendía nada, ¿sabes? Gato, pero en unos minutos aquello era el Corte Inglés en navidades: cantidad de peña gritándome, otro que me puso los grillos y un par de trajeados que decían no sé qué de un pirata informático que había entrado en un par de bancos y había desviado una cantidad de guita interesante.
Y aquí me tienes, Gato, esperando al juez para ver que le cuento. Pero no sé que decirte, Cuando me sacaban vi a Nena que me miraba con una sonrisa que tenía la inocencia de un mafioso. Estaba hablando con uno de los trajeados y le pillé algo así como que si yo era un asiduo del local.
Creo que me voy a comer todo el marrón.
¡Mierda!

***

(1) Para unos talleres que hago en la escuela de adultos de mi ciudad, propuse que los alumnos plantearan una serie de palabras. Con ellas construiría una breve historia.
Este es el resultado con las palabras del segundo grupo de GES 1.

BONUS

 

Publicado en relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Carpe diem: Beguem i gaudim! Què és la vida?

EL CAVALLER DEL CIGNE ciutadà valencià de nació catalana //*//

El poeta llatí Horaci.

Horaci, Oda XI, Llibre I.

No pretengues saber, ja que no està permès,
el fi que a tu i a mi, Leucònoe,
ens tenen assignats els déus,
ni consultes els números babilònics.
Millor serà acceptar el que vinga,
ja siguen molts els hiverns que Júpiter
et concedisca, o siga aquest l’últim,
el que ara fa que el mar Tirrè
trenque contra els oposats esculls.
Sigues prudent, filtra el vi
i adapta al breu espai de ta vida
una esperança llarga.
Mentre parlem, fuig el temps envejós.
Viu el dia d’avui. Captura’l.
No et fies de l’incert demà.

Carpe diem, quam minimum credula postero.
Aprofita el dia, noconfies en el demà.

Ver la entrada original 741 palabras más

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Vicente y Aurora (microrrelato)

lluvia_en_el_suelo

El ente omnipresente de Vicente asiente, aunque disiente del resto de la gente.
Aurora, con la que mora, rememora lo que otrora fuera.
Fuera llueve, son las nueve y Vicente se mueve porque ahora Aurora Llora. Qué tendrá se indaga Vicente.
—Me molesta la lente.
—¿De contacto? Pregunta él con tacto.
Asiente aurora en el acto.
Acto seguido ambos se han ido.
Y si han salido y ya no están ¿Dónde van?
—Al zaguán— se escucha a Juan.

BONUS

Publicado en Micro relatos | Etiquetado , , | Deja un comentario