El sueño de Lucas


Audio del relato

Ir a descargar


Lucas tuvo un sueño. En él se veía durmiendo en una habitación de hotel, idéntica a las que visitaba quince años atrás. Había sido un día horrible de trabajo, el software había dado problemas y le tocaba quedarse un día más en Gijón.
Se veía a sí mismo durmiendo con el televisor encendido. A su lado había una mujer. Eso le desconcertó, siempre viajaba solo, ¿qué hacía acompañado? Tampoco le importaba demasiado, era espectador de sí mismo y sólo debía centrarse en observar. La mujer estaba desnuda y parecía remolonear medio dormida.
Hasta que despertaba, se giraba hacia él y empezaba a acariciarle. El Lucas que soñaba sentía sobre su piel las caricias que la mujer le hacía al Lucas dormido en la cama. Al darle el reflejo del televisor en la cara la vio en su completa belleza. Era Lucía. Su amor secreto, la mujer por la que sentía una pasión irrefrenable y a la que por mil circunstancias no podía ver jamás.
Lucía, desde el sueño, comenzó a lamerle la espalda y a pasarle las uñas de arriba abajo hasta llegar al culo. Bajó por entre los dos glúteos y se hizo hueco hasta cogerle el escroto y acariciarlo suavemente. El Lucas de la cama, molesto por la intromisión, se giró hasta ponerse echado panza arriba, lo que dejó su sexo al alcance de Lucía.
Ella, apenas iluminada por la luz del televisor, se asomó hasta tener su cara sobre el pene de su amante. Lo contempló: Encogido y reducido a su mínima expresión. Se maravillaba de su capacidad de cambiar de tamaño, desde lo inofensivo de esa colita, todo pellejo, hasta el tronco henchido de sangre que la saciaba por dentro. Abrió la boca y se lo introdujo entero, saboreándolo como un caramelo. Le cabía sobradamente y era agradable sentirlo blando como chicle. Lo succionó una vez y sintió como se desperezaba. Lo mantuvo así sin mover la lengua durante un instante. Lo succionó de nuevo, está vez más lenta y profundamente y sintió cómo crecía hasta forzarla a dejar salir un trozo de la boca.
Con la mano derecha comenzó a juguetear con el escroto. Estaba blando por el calor, los testículos bailaban dentro de la bolsa y ella podía agarrarlos a su gusto. Prefirió pinzar el escroto desde atrás entre sus dedos pulgar e índice y levantarlo hasta tener los huevos pegados a la base del pene. Le hubiera encantado apretarlos, pero sabía que ahora, fuera del divino estado de la excitación eso era un imposible.
Durante ese último juego se lo había sacado de la boca dejándolo reposar sobre Lucas y así admirar su dignidad recuperada. Ahora, con todo el botín delante, inició la terea de lamerle la bolsa escrotal para subir despacio hasta llegar a la punta del glande. Le encantaba sentir en la lengua cómo rascaban los pelos ralos que Lucas se dejaba. Le maravillaba sentir cada testículo entre los labios, sin apenas apretarlo. Sin utilizar las manos, sorbió la punta de su juguete hasta introducirlo sin dificultad de nuevo en su boca. Dentro de ella, lo rodeaba con la lengua para sentir toda la suavidad de su piel, la rugosidad del frenillo, su sabor.

Seguir leyendo
Publicado en amor en confinamiento, erotismo, relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Beso


Audio del poema

Ir a descargar
 Beso
  
 En el beso habitan
 sensaciones profundas
 Que la voz esconde
 pero el gesto muestra,
  
 Observa...
  
 La mirada al otro, expectante
 al pretenderlo
 La inclinación de la cabeza, sutil
 al buscarlo
 Los ojos cerrados en profunda entrega
 en el contacto.
 El mundo centrado en los labios
 al forjarlo
 La lucha amiga, salival y blanda
 al mantenerlo.
 La fuerza final del abrazo
 al concluirlo.
  
 ¿Lo ves?
 Es la eternidad en un minuto.
 La explosión del primer sentimiento,
 nacido en la punta de la lengua
 que bajará feroz sin detenerse
 hasta el origen y final
 donde la calidez espera.

:::::
Publicado en de tu ausencia, En un lado nuevo, Poesía | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cómo llegué a la poesía

Joan Salvat Papasseit

Yo era como todos en la adolescencia. Adolecía de muchas cosas. Una de ellas: la mínima sensibilidad para “aceptar”, ya no digo entender, la poesía.

Los escarceos escolares con ella, al igual que os habrá pasado a la mayoría, me eran de la misma utilidad que una biblia en sánscrito, o incluso en castellano. Odiaba a Góngora, a Berçeo, al Cid y a toda su familia, a los ascetas, a los místicos y hasta a unos cuantos lameculos de la clase.

Hoy, pasados unos cuantos años, he llegado a pensar si la pretensión del sistema educativo, el de entonces y los de ahora, no estaban diseñados para hacernos odiar la lectura en general y la poesía en particular. No olvidemos que uno de los actos revolucionarios que puede hacer la juventud para luchar contra cualquier sistema que pretenda adoctrinarle es “LEER”. Y de entre todas las lecturas, la más peligrosa es la “Poesia”. Tampoco olvidemos que todo dictador, los primeros enemigos a los que elimina son los Poetas; y lo hacen sabedores de la fuerza que tiene su palabra, pues la poesía es el grito del alma plasmado en el verso.

Por suerte para mí llegaron a mis oídos dos tipos que cantaban poesía musicada por ellos mismos. Uno era guerrero, Paco Ibañez se llama, y decía a través de la poesía española lo que no se podía decir con voz propia (no olvidemos que entonces en este triste estado medieval todavía mandaba un enano matarife que subyugó a quiende deseaban ser ciudadanos libres con mano firmante de sentencias de muerte).

El otro era un tipo de mi barrio, Joan Manuel Serrat de llama, al que le dio por musicar a distintos poetas.: Antonio Machado, que me descubrió la sutileza del idioma castellano; Miguel Hernández, que me hizo conocer una realidad que se nos escondía; y Joan Salvat Papasseit, que me descubrió la sencillez con la que podemos expresar el amor.

Tras ese bautismo ya busqué complementar los conocidos. De esos me atreví con el malogrado Lorca. Fuí libando en unos y en otros llenándome las patas de la sensibilidad con el nectar de la palabra hecha arte. Poquito a poco llegué a Neruda, a Borges, a Cortázar… y así hasta ahora.

Gracias Paco, gracies Nano.

Hoy comparto a este último. La traducción que presento es mia, lo cual no es indicativo de que vaya a ser buena, pero es la que he sabido hacer. Disfrutad

ULLS CLUCS L’AMOR
ulls clucs
l’amor
sap que la vida sempre és una festa una cançó
Déu se l’estima com la llàntia encesa ulls clucs
l’amor
Déu li manava que es lligués la benapassava joi ara es venjava fent que fossis meva:xiula i feineja
fa ta cambreta

SI LA DESPULLAVA
Si la despullava
oh, la meva amor!
un botó que queia
ja em donava goig.
-ara la bruseta
i el cinyell tot pret,
mel rosada i fresca
la sina després:al mig de la toia
clavellets vermells:

VISCA L’AMOR
Visca l’amor
que m’ha donat l’amiga
fresca i polida com un maig content!
Visca l’amor
l’he cridada i venia
-tota era blanca com un glop de llet.
Visca l’amor
que ella també es delia.
Visca l’amor: la volia i l’he pres.
 
BLANCA BRUNA
blanca
bruna
i fina com un pa de mel
-més que una amoreta collida al carrer
la seva geniva floria de sang
verge i desvestida
-joliu dolençant
camisa de seda com la lluna al ple
la rosa vermella floria també:
si ahir era poncella ara és mon tresor
-com la satalia cada pit rodó
OJOS CERRADOS EL AMOR
Ojos cerrados
el amor
sabe que la vida siempre es una fiesta una canción
Dios se la estima como una lámpara encendida Ojos cerrados el amor
Dios le ordenaba que se atara la vendapasaba yo,i ahora se vengaba haciendo que fueras mía.silba y trajina
limpia tu dormitorio.

SI LA DESNUDABA
Si la desnudaba
¡Oh, la mi amor!
Un botón que caía
Ya me hacía gozar.
Ahora la blusita
y el cinturón apretado,
miel rosada y fresca
los pechos después;en medio del ramillete
clavelitos rojos.

VIVA EL AMOR
¡Viva el amor
que me ha dado la amiga,
fresca y pulcra como un mayo contento!
Viva el amor
la he llamado y venía,
toda blanca como un sorbo de leche.
Viva el amor
ella también ardía en deseo.
Viva el amor: la quería y la he tenido.

BLANCA MORENA
Blanca
morena,
I fina como un pan de leche,
-más que un piropo recogido en la calle.
Su encía florecía de sangre
virgen y desvestida
-linda doliente
Camisa de seda como la luna llena
la rosa roja florecía también
si ayer era doncella ahora es mi tesoro
-como la rosa cada pecho redondo.
Publicado en belleza, Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Pasión otoñal


Audio del poema

Ir a descargar
 
 Pasión Otoñal
  
 Quién iba a decirnos, mujer,
 que en el otoño plácido 
 de paseos y pastillas
 Se nos llenaría el pecho
 De un mar de peces insaciables
  
 Le llamábamos Pasión, ¿Recuerdas?
 Un sentimiento casi nuevo
 que creímos olvidado.
 
«Será la edad...» dicen
  
 Sucedió una mañana, 
 tras el café.
 Una llamada.
 Escuchar tu voz
 y nos llenamos de ella.
 Sin quererla
 Sin buscarla
 casi huyéndola.
  
 Ahora las preguntas:
 ¿Sucumbir al  vértigo apenas probable?
 ¿Aceptar el miedo que un joven no siente?
 ¿Encarcelar los corazones que huyen de nosotros?
  
 Qué decirte, pues.
 Es tan hermoso el sentimiento
 que duele desperdiciarlo.
 Subámonos a su grupa,
 cabalguemos hacia prados amarillos.
 Antes que llegue el invierno
 y  nos cubra al fin 
 con su negro manto.
 
:::::
Publicado en de tu ausencia, En un lado nuevo, Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Por detrás…


Audio del relato

Ir a descargar

Están en la cama jugando. Ladeados y con la cabeza de cada cual frente al sexo del otro. Lucía anda con la polla de Lucas como si estuviera chupando un polo de limón. Él, a su vez, juguetea con el coño de ella.
En ese momento, Lucía, como si a su cabeza hubiera acudido una revelación, se chupa el dedo índice de la mano libre y lo dirige al ano de Lucas. Apenas con la yema del dedo, siempre va con las uñas cortadas para que no entorpezca al tocar el piano, comienza a acariciárselo de forma suave. Lucas, abierto a todo tipo de experiencia manda un escueto mensaje “¿quieres que también te meta yo un dedo, cariño? Al que una voz lejana y un poco jadeante responde de manera afirmativa.
Antes de que Lucía continúe con el experimento le llega, desde la zona de su entrepierna, una mano con una botella de líquido lubricante íntimo. La coge, se pringa la mano con él y reinicia las caricias en el ano de su amante. Empieza por meterle apenas la primera falange del dedo meñique, no sabe cómo va a responder él y prefiere comenzar con suavidad y cautela. Ninguna queja, apenas una contracción involuntaria al comienzo de la maniobra.
A su vez percibe cómo algo fino y huesudo entra en su culo. No le desagrada en absoluto. De hecho y de forma inconsciente ha arqueado un poco la región lumbar como si con ello facilitara la maniobra de Lucas quien, además de la maniobra anal tiene metidos dos dedos en su vagina y no para de darle lametones a lo largo del coño prodigando intensas succiones a su clítoris.
Llevada por la excitación y viendo que él no le ha hecho ningún asco al dedo meñique decide un cambio y le mete el dedo medio con sumo cuidado. La manobra dura lo justo para sentir como el culo de su amante se relaja lo suficiente como para recibir el dedo pulgar en un ágil cambio de tercio. En esa postura los huevos han quedado totalmente a la vista y ella empieza a succionarlos por turnos. La polla del amante se endurece más y más. Se la mete en la boca y también ella se entrega a succionarla con fruición.
Lucas siente una excitación increíble. Siempre había pensado en probar el sexo anal, pero fue de esas cosas que están ahí sin apenas urgencia. De haberlo sabido antes haría años que le hubieran desflorado, piensa mientras empieza a descontrolarse con las maniobras de ano, vagina y coño.
Mientras anda en esos pensamientos Lucía saca el dedo, deja de comérsela y de magrearle los huevos y se levanta.
—Quiero que me folles por detrás —le pide.

Seguir leyendo
Publicado en amor en confinamiento, erotismo, relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

URGENCIA

ESCENAS DESDE LA CAMA. Imogen Cunningham

Tal y como han llegado ha sido la locura. Tanto tiempo con el virus paseando a sus anchas, la imposibilidad de él para acercarse Barcelona saltándose el confinamiento, las dificultades de ella para quedar por las mañanas. Un despropósito de horarios que ha convertido los días en semanas y complica hasta lo indecible la posibilidad de encontrarse.
La idea inicial era ir a un hotel, como hacen la mayoría de veces, pero dadas las dificultades han conseguido que un viejo amigo de Lucía les preste las llaves de su apartamento mientras él está en el trabajo. Ahora, una vez dentro, apenas se han dado el tiempo necesario de llegar a la habitación.
Jersey en el recibidor, besos… Sujetador y pantalones de Lucas en medio del comedor, besos… Pantalones de ella y calzoncillos de él antes de llegar a la habitación…besos y caricias… Lucas apenas da tiempo a Lucía de sacarse las bragas y ya empieza a estrujarle la vulva con una mano mientras con la otra pinza con fuerza uno de los pezones. Ella no le anda a la zaga. Ha empujado con tanta fuerza del prepucio que el tirón del frenillo ha obligado a Lucas a dar un salto hacia atrás. Perdona, cariño, ha dicho poniendo cara de pena. Después, echándole con un empujón sobre la cama se ha lanzado a curarle. Lucas protesta.
Estoy sin lavar, dice mientras trata de apartarse. Pero te la habrás lavado esta mañana al ducharte, pregunta ella. Tras la afirmación argumenta que en esas horas, si te la has sacudido bien después de orinar seguirá estando apetecible. Déjame que te la chupe, termina implorando usando la misma cara de antes. Él se entrega, en su cabeza baraja la misma idea, que el coño de su amada ha de estar para comerlo, y si no está limpio como una patena, se lo limpiará él a base de lametones.

Seguir leyendo
Publicado en amor en confinamiento, erotismo, relatos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Amiga de siempre

 Amiga de Siempre
  
 Te debo noches de besos.
 Los que jamás te di,
 los que merecías
 y los que ahora,
 tras más de media vida,
 desearía darte.
  
 Te debo un mundo de caricias.
 Por lo que fuiste y no vi,
 por la ternura que emanas.
  Y porque ahora sé
 lo ciego que estuve
 Al no valorarte.
  
 Te debo un mar de abrazos.
 Los que necesitabas,
 los que pude darte
 y los que te regalaría
 en este otoño nostálgico
 que te trajo a mi de nuevo.
  
 Te debo un Ayer imposible
 Un mañana improbable
 Y un ahora precioso
 En el que resarcir el error
 desde mi amistad permanente
 Y un cariño sin fisuras. 
 
 Amiga del alma
  
 :::::: 
Publicado en de tu ausencia, En un lado nuevo, Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Despedida 3

Despedida 3
 
Aún sin buscarte estás
 en cada calle, en cada cosa.
 Todo anda impregnado de ti.
 Cada lugar que transito,
 cada espacio en que me muevo.
 Incluso frente al mar, 
 como la fotografía
 de cuando aún tú no eras tú.
 
 Mis pies, como autómatas,
  repiten trayectos
 que antaño fueron nuestros,
 cuando éramos menos que dos
 y algo más que uno.
  
 Y todavía hoy, no sé por qué,
 me sigue sonriendo la mirada 
 luminosa que me regalabas
 
 ¿Huir,
 marchar, 
 prescindir?
 Si siempre estarás ahí,
 sin saber cuándo podré esconderte 
 en algún lugar profundo,
 donde al fin no duelas.
 
 
 :::: 
Publicado en de tu ausencia, Poesía | Etiquetado , | Deja un comentario

Mujer de arena

 Mujer de arena
  
 Sé que llamarte “Bella”
 es un pobre modo de definirte.
 Añadir bondad, sumar ternura,
 dirían mucho más de ti.
  
 Y además eres mi amor secreto.
 Mujer de arena, cuerpo de humo,
 abrazo fugaz, deseo imposible.
  
      (Me pregunto)
           Seremos alguna vez
                algo más que intención.
              Hasta convertirnos en
          caricia tangible,
       sudor caliente
        y beso feroz...
  
 Sé que llamarte “valiente”
 es un modo simple de dibujarte
 Añadir dolor, llamarte madre
 dirían aún más de ti..
  
 Pero para mí, que así te veo,
 siempre serás mi amor secreto
 amiga en voz, fruta madura.
  
      (Me pregunto)
           Seremos alguna vez
             algo más que tu allí
        y yo tan lejos.
              Entre palabras y voz,
       casi sin amor,
      sólo deseo...
 
 
Publicado en de tu ausencia, En un lado nuevo, Poesía | Deja un comentario

Definirte

Triquetra Un círculo al que se entrelazan tres curvas
Ir a descargar
Definirte

Amiga, hermana, amante…
Tres formas de un solo amor.
Y en centro tú reencontrada,
La que jamás partió.
Niña, joven, mujer…
Tres formas para nombrarte
Hasta ser tú, en este ahora.
Amiga que jamás perdí.
Y así
Ayer, hoy, siempre
No sólo serán adverbios,
También estaciones donde buscarnos
Y así
Tú, yo, nosotros,
No solo seremos amigos
También posibles condicionales.
Pero allí donde esté si no estás,
recordaré tus labios,
rememoraré tu voz,
imaginaré tu sonrisa
y volverás a ser tú.

::::
Publicado en belleza, de tu ausencia, En un lado nuevo, Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario