Archivo de la etiqueta: Cementerio

Hacia la acacia vacía

En el banco vacío bajo la acacia, el sucio socio sacio saca el saco seco y se asocia con Isa, ahora ociada, que se hace la soca ciando y llevándose el ciborio ceñido de cianea. :::: Sacio: Saciado, harto. Ociar: … Seguir leyendo

Publicado en Cementerio, Micro relatos, Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Vicente y Aurora (microrrelato)

El ente omnipresente de Vicente asiente, aunque disiente del resto de la gente. Aurora, con la que mora, rememora lo que otrora fuera. Fuera llueve, son las nueve y Vicente se mueve porque ahora Aurora Llora. Qué tendrá se indaga … Seguir leyendo

Publicado en Cementerio, Micro relatos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Notas? (micro relato)

El nota notó, leyendo la nota, que el otro nota había notado al anotar en la nota, el olor de la nata. Y lo notó, porque el otro nota anotó que la nata era su debilidad innata, sucumbiendo a la nata … Seguir leyendo

Publicado en Cementerio, Micro relatos | Etiquetado | Deja un comentario

Así va la Be (micro relato)

Bromea Benito blandiendo el bozal, pero la banda de babeantes y bobos babuínos brinca burdamente bajo la bella Luna. Benditos bichos beligerantes que solo buscan bastarse el buche.

Publicado en Cementerio, Micro relatos | Etiquetado | Deja un comentario

Sara (micro relato)

Siguiendo al sirviente sardo que servía sirope sanador al señor senador, ser sagaz siendo sureño, Sara se serenaba, pues siendo sorda, soñaba silente no ser un ser silencioso, sórdido y solitario sino superior y sustancial.

Publicado en Cementerio, Micro relatos | Etiquetado | Deja un comentario

Ex (micro relato)

El Exótico y extasiado exégeta eximió de su exilio exiguo a los Extraños exhaustos, exigiéndoles y exhortándoles un excelente éxito. Los Extraños explotaron en excelentes exclamaciones explícitas al Exótico.

Publicado en Cementerio, Micro relatos | Etiquetado | Deja un comentario

Sara

Siguiendo al sirviente sardo que servía sirope sanador al señor senador, ser sagaz siendo sureño, Sara se serenaba, pues siendo sorda, soñaba silente no ser un ser silencioso, sórdido y solitario sino superior y sustancial.

Publicado en Cementerio, Micro relatos | Etiquetado , , | Deja un comentario