La Palabra es un arma terrible en manos concretas

La Palabra, como la música, es un arma terrible en manos concretas. Por esa razón todo dictador lo primero que hace tras subyugar a un pueblo es eliminar a los poetas.

La Palabra, en manos concretas; equivocadas según el Poder, las más de las veces, es un modo de alimento. Pues pinta sonrisas donde anida la pena; cura al que enfermó de desánimo; devuelve la valentía al que la perdió y libera al esclavizado.

La Palabra es lo que somos a pesar de que no lo sepamos.

La Palabra en manos concretas, vale más que mil imágenes. Porque es capaz de enamorar, crispar, exaltar y devolver la Dignidad al sometido; el Orgullo al entregado y la Fuerza al debilitado.

La Palabra en manos concretas es Peligro, un meteorito que llega a los corazones a velocidad de vértigo para explotarles dentro y devolverles la Vida y la Esperanza a quienes la perdieron.

La Palabra, cuando no es banal, cuando cuenta, cuando enseña, es Cultura.

Las Palabras, como decía Gabriel Celaya: “Son lo más necesario: lo que no tiene nombre. Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s