Cáncer colorectal: ¿Me hago la prueba?

No sé en otras comunidades, en Catalunya, donde vivo, hay un programa sanitario de detección precoz del cáncer colorrectal. Y no es una cuestión baladí ya que esta enfermedad actúa, la mayoría de las veces, en silencio y sin dar señales de vida hasta que es demasiado tarde.
Pues bien, aquí me tenéis a mí durante la primavera del 2017. Hacía mi vida normal, tenía en marcha mis proyectos de escritura, hacía mis talleres en la escuela de adultos e iba a ver a mis nietos. Lo normal en un tipo de 62 años, jubilado a la fuerza y con muchísimas ganas de hacer cosas.
Como a tantos otros me llegó el papelito. En él te explican que debes ir a la farmacia más cercana, pedir un botecito, poner en él algo de heces de tu deposición, devolverlo y ellos, vinculados con tu hospital de referencia, se encargan de mandarlo para hacer una analítica.
Antes de continuar debo confesar que soy un despistado patológico y que el periodo estipulado en la carta venció sin haberme acercado a la farmacia. La primera idea fue tirarlo al contenedor del papel y posponerlo para la siguiente vez. Pero algo me llevó a repensármelo —la tozudez de mi pareja, sobre todo— y a acercarme a preguntar si podía hacer la prueba a pesar de haberme pasado de fecha. Eso, amigos, fue mi gran acierto. Veréis porqué.
Las opciones de esta prueba son simples: si no aparecen rastros de sangre en las heces no te llamará nadie a tu casa y tú seguirás tu vida tranquila hasta la siguiente; si por el contrario aparece algo, te llamarán para decirte qué tienes que hacer.
¿Y cuánto tiempo va a tardar eso?, por saber hasta cuándo debo preocuparme. Te tranquilizan. No se preocupe, la mayoría de las veces no llaman, y si llaman, la mayoría de las veces no es nada importantes.
Y tú sigues con tu vida. Pasan los días, alguna semana… y llega una mañana en la que, mientras andabas tranquilo con tu vida de jubilado, recibes la llamada del hospital en la que una voz neutra (es necesario evitar todo tipo de empatía en esos momentos, lo entiendo) te dice algo así como: Buenos días, señor Tal, en su muestra de heces han aparecido rastros de sangre y deberá someterse a una colonoscopía. Ya le llamarán para darle día y hora.
Y ves como se te cae el mundo encima.

Esta entrada fue publicada en CÁNCER COLORECTAL y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s