Músicas en “el ladrón de rostros”: sonatas piano, Beethoven

Lugar en la novela:

[…]
Me sobra el dinero y nunca he necesitado demasiado para satisfacer mi sencilla vida. Tengo esta hermosa casa y mi mundo solo debía circunscribirse a ella y a su contenido. Tengo toda la música que necesito, puedo releer todos y cada uno de los libros que me marcaron, tengo mi pintura. Y si necesito algo del mundo exterior dispongo de la maravillosa tecnología actual, con lo que apenas debo alejarme de estas paredes para conseguirlo.
Soy un misántropo que solo aspiraba a acabar su vida en compañía de María. Leerle poemas, ponerle las insuperables partitas de Bach o las sonatas para piano de Beethoven y fundirnos en ese universo irrepetible. Pasear por los prados para captar su luz, reinventar de nuevo y solo para mí el maravilloso impresionismo: preparando los lienzos, construyendo la paleta de colores y plasmar la luz de una mañana de otoño, un mortecino mediodía de invierno, un atardecer de verano o la media tarde de una primavera preñada de colorido.
[…]

El autor:

Ludwig van Beethoven (Bonn, Alemania, 16 de diciembre de 17702​-Viena, 26 de marzo de 1827) fue un compositor, director de orquesta y pianista alemán. Su legado musical abarca, cronológicamente, desde el Clasicismo hasta los inicios del Romanticismo musical. Es considerado generalmente como uno de los compositores más preclaros e importantes de la historia de la música y su legado ha influido de forma decisiva en la evolución posterior de este arte.
Siendo el último gran representante del clasicismo vienés (después de Christoph Willibald Gluck, Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart), Beethoven consiguió hacer trascender la música del Romanticismo, influyendo en diversidad de obras musicales del siglo XIX. Su arte se expresó en numerosos géneros y aunque las sinfonías fueron la fuente principal de su popularidad internacional, su impacto resultó ser principalmente significativo en sus obras para piano y música de cámara.

Para mis hermanos Carl y……. (Johann) van Beethoven:
¡Oh, hombres que me juzgáis malevolente, testarudo o misántropo! ¡Cuán equivocados estáis! Desde mi infancia, mi corazón y mi mente estuvieron inclinados hacia el tierno sentimiento de bondad, inclusive me encontré voluntarioso para realizar acciones generosas, pero, reflexionad que hace ya seis años en los que me he visto atacado por una dolencia incurable, agravada por médicos insensatos, estafado año tras año con la esperanza de una recuperación, y finalmente obligado a enfrentar el futuro una enfermedad crónica (cuya cura llevará años, o tal vez sea imposible); nacido con un temperamento ardiente y vivo, hasta inclusive susceptible a las distracciones de la sociedad, fui obligado temprano a aislarme, a vivir en soledad, cuando en algún momento traté de olvidar es, oh, cuan duramente fui forzado a reconocer la entonces doblemente  realidad de mi sordera, y aun entonces, era imposible para mí, decirle a los hombre, habla más fuerte!, grita!, porque estoy sordo. Ah! Cómo era posible que yo admitiera tal flaqueza en un sentido que en mi debiera ser más perfecto que en otros, un sentido que una vez poseí en la mas alta perfección, una perfección tal como pocos en mi profesión disfrutan o han disfrutado…

32 años tenía Beethoven cuando escribió esta carta a sus hermanos. Había estado al borde del suicidio pues su sordera empeoraba día a día y le atormentaba la idea de estar perdiendo el sentido más importante que necesita todo músico. No concebía el hecho de haber de reconocer ante el mundo que él, uno de los grandes de la Música no era capaz de percibir lo que escribía, interpretaba o dirigía. Eso le fue volviendo un misántropo. Pero incluso con esa carga personal, todavía nos dejaría obras inmortales.

Fuentes: Wikipedia y La música que siento

La Obra:

Las sonatas de Beethoven plantean dos cuestiones: por un lado, está el desafío de reconstruir un estilo, pues se trata de interpretar obras que se han escrito hace mucho tiempo, y esto sucede con Beethoven lo mismo que con cualquier obra de Bach; pero las sonatas de Beethoven suponen un desafío adicional, que tiene que ver con una manera novedosa de utilizar el instrumento. Aquí, el tratamiento es similar a lo que sería la transcripción al piano de un material para orquesta; en efecto, el principal desafío que le plantean estas obras al intérprete es el de adecuar su mecánica corporal a una exigencia que no es puramente tecladística, sino que responde a una concepción orquestal.
Las primeras sonatas de Beethoven se asemejan a las de Haydn. Luego, viene su período compositivo central con sonatas como: Waldstein o Appassionata, y finalmente, en el último periodo de su vida, sus sonatas tardías ya transitan por un terreno y una órbita prácticamente extrahumanas, marcadas por su sordera, pero también por una perspectiva distinta, con efectos sonoros casi impresionistas, con notas repetidas, efectos de pedal y sonoridades mezcladas y etéreas, casi abstractas, en cierto modo inalcanzables para la época, anticipando con todo esto a Claude Debussy.
Beethoven influyó decisivamente en todos los compositores del pianismo romántico -es el caso de Liszt, aunque también la continuidad más directa se establece a través de Johannes Brahms-. En Liszt, esta influencia podría señalarse en cuanto a la envergadura del pianismo, pero Beethoven se diferencia mucho de él: allí donde Liszt fue amante de la exageración y el uso de un gran número de notas, Beethoven era, por el contrario, una persona que ponía estrictamente aquello que consideraba necesario e indispensable para comunicar lo que deseaba.
Cada vez que uno vuelve a escuchar las sonatas de Beethoven le parece que ellas han crecido… en realidad, el que ha crecido es uno, que puede ver más cosas todavía y poner más en equilibrio todo el material sonoro.

Fuente: Refinando nuestros sentidos

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ladrón de rostros, Músicas ladrón de rostros, Novela y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Músicas en “el ladrón de rostros”: sonatas piano, Beethoven

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s