Hablar sin saber. La osadía del ignorante

cuerda-rota-suple

A raiz de un suceso en un proyecto en el que andaba con otra persona, ha habido una ruptura. Todo se ha ido al traste y el vínculo se ha roto. Son cosas que pasan.

Y no. No voy a hablar de lo sucedido ni voy a escupir culpas ni a señalar con el dedo. Lo ocurrido solo compete al ámbito privado de dos personas que, por la razón que fuere, no supieron (o no quisieron) resolver su conflicto. Para ser sincero lo único que deseo ahora es tomar distancia y redirigir mis esfuerzos hacia otras playas y nuevos proyectos.

Eso no quita que me sorprenda al leer las cosas que ahora leo sobre dicho suceso. Los comentarios de ciertas criaturas que hablan sin saber, con la osadía que otorga la ignorancia. Criaturas que se atreven a juzgarme, a crear un retrato de mí sin tener ni la más mínima idea de quien soy, pues apenas ni conocen al personaje que se mueve por las redes, alguien que,  evidentemente, apenas se parece a mí.

Imagino que parte de ese retrato puede formarse por estar mezclado con la Rabia. Eso lo entiendo. Siempre que se rompe una relación se transmuta el amor en odio y la dulzura en rabia, a veces incontenible. Pero así sucede. De ahí que sea tan bueno hacer una introspección antes de hacer el ridículo hablando más de la cuenta.

Porque esa rabia es la que lleva a mentir, o a disfrazar los recuerdos, para ser más suave. Y esa rabia transmitida a los que no conocen ni saben, acaba convirtiéndoles en absurdos voceras de estupideces aprendidas de una sola de las partes. Sería bueno que alguien les dijera, pues parecen no conocerlo, que en toda relación, cuando la cuerda se rompe, es porque se la tensó desde ambos lados.

Y casi termino. Me queda decir que puedo entender que el dolor y la rabia lleven a la manipulación y la tergiversación de hechos dentro del ámbito privado, pero lo que considero una bajeza (y me duele usar la palabra) es la mentira pública: atribuirse el nombre de un proyecto, por poner un pequeño ejemplo.

Si hasta ahora pensaba en la posibilidad de una reconciliación, transcurrido un necesario duelo que mitigara los enfados, ahora tengo claro que no, que no va a suceder. Porque  yo sí equivoqué mi elección, habiendo tantas opciones. Y fin del tema.

Lección final necesaria: “In YOUR opinion”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cartas desde barbastro, Pensamientos, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s