Es caprichoso el azar – Canciones que conocen mi vida

  Hay quien atesora esa primera canción sobre la que nació el amor. Lindas melodías que sirven para rellenar guiones de películas, provocar equívocos en comedias románticas o permitir una analepsis en la secuencia narrativa.
Jamás me ha sucedido tal cosa, lo juro, siempre he separado el amor a Ellas del amor a la Música. Pero reconozco que ambos me han regalado sensaciones maravillosas aunque la música jamás me haya provocado desamor.
Sí me ha sucedido, en cambio, que haya canciones que cuenten mi vida como si la hubieran vivido a mi lado. De esas habría varias, pero debo decidirme por una sola de ellas. Es lo que tiene el directo.

El Sonido

La Palabra

Creo que jamás te lo dije, pero Roberto deseaba secretamente a Desiré desde la primera vez que la vio. No pongas esa cara, a mí me lo confesó una noche de cerveza y lenguas sueltas: la primera vez que la miró, tímida, miope, comiéndose un bocadillo en la mesa de la oficina. Entonces fue distinto, claro, entonces fueron sus pechos insolentes, su cuerpo, su cabello. Solo deseo. Ya conoces a los tíos, nos movemos a partir de la entrepierna, ¿qué quieres? Cosas de la evolución y de ese puto cerebro primario que nos atonta a nosotros con el sexo y a vosotras con la maternidad. Era tan joven, recuerdo que me decía. Nunca le dijo nada de lo que le atraía, cada cual andaba con amores y no era tiempo de romper los vínculos conseguidos.
Después pasaron los años, para todos está claro, y una noche coincidieron de nuevo. fue una cena organizada para ser tres pero faltó la persona que les vinculaba. De ese modo, sin planificarlo siquiera, se vieron confesándose los avatares que habían movido los hilos de sus vidas hasta reunirlos en aquel restaurante. No me contó con detalle nada de lo que allí se habló, solo que él salió cambiado. De esa noche nació una extraña amistad confesional que a él se le complicaba con un deseo cada vez mayor de caricias. Pero ya le conoces a Roberto, también es un tipo cargado de complejos y manías que nunca da un paso por temor a equivocarse. Sigo. Salían a menudo. Él se pasaba del límite tolerado por Tráfico todas las noches, y ella le hacía compañía hasta que le veía capaz de conducir con un mínimo de seguridad. Parecía más una mamá que una amiga.
El resto ya lo sabes, la casualidad de un nivel de alcohol lo suficientemente importante como para desinhibirle hasta convertir en normal la pregunta ¿quieres subir a mi habitación y quedarte a dormir? Y la afirmación por parte de ella.
Siempre lo ha atribuido al Azar, Roberto. Siempre dice lo mismo, que fue la casualidad la que le hizo conocer a Desiré. La misma casualidad que después le llevó reencontrarla para terminar amándola con una ternura desconocida para ambos. Lástima que al final cometiera tantos errores…
¿Cenamos?

Bonus

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La palabra entre el sonido y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Es caprichoso el azar – Canciones que conocen mi vida

  1. Diego dijo:

    Que belleza la canción de Dvorak ! Para mi un gran descubrimiento; la empece a buscar inmediatamente; gracias !

    • Manel Artero dijo:

      Perdona, Diego, he estado unos días desconectado.
      Me alegro por el descubrimiento. De todos modos no es la versión original. La original es para voz. Lo que sucede es que cualquier melodía en el violín de Joshua Bell es una maravilla.

      Gracias por tus comentarios. Me animan a seguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s