África

Piel negra sobre hueso exangüe.
Todo el polvo del dolor
sobre el cuero infantil, sediento.
Ojos negros,
dolidos tan temprano,
que miran sin ver.

De su carúncula pálida
nace una última lágrima esférica,
sin fuerza para ser derramada,
que contiene el Sufrimiento,
el Hambre, el Expolio,
los siglos de esclavitud,
de humillación y de colonización

de la pobre África olvidada.

Reflejados en la escueta esfera acuosa
se nos ve, indolentes, ajenos, alejados.
Satisfechos narcisos hedonistas del Norte.

Parpadean los ojos que ya no miran.
Una, dos, tres veces…
Nos sacudimos la incomodidad
de la lágrima insultante.
Y ésta, al fin,
se diluye en el mar, en otra muerte

::::

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s