Eternidad

Pensé el verso que escribiría sobre tu cuerpo.
Letras que mis dedos dibujarían sobre ti:
qué movimiento expresaría mi amor,
qué presión sería la indicativa de la pasión,
qué dedo conocería mejor su geografía,
qué lugar definiría el sentimiento…
Tras mirarte en la penumbra lo vi fácil.
Me acerqué a la copa blanda de tu pubis y escribí sobre él tres puntos suspensivos con la punta de mi lengua.
Porque, qué podíamos saber nosotros de mañana si aun la luna nos reclamaba.

Eternidad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Micro relatos, Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s