70 años de Auschwitz (una introducción)

El cártel IG Farben ( formada por BASF, Bayer, Hoechst) fue uno de los que financió la campaña electoral que llevó a Hitler al poder. En pago a tan hermoso detalle IG Farben se enriqueció hasta la más completa indecencia al utilizar a mano de obra esclava de los campos de concentración nazis. Y no solo eso, fue de la manita con la Wehrmacht ejecutando un detallado plan para hacerse, al amparo de ésta, con la industria química de Austria, Checoslovaquia, Polonia, Noruega, Francia, Rusia y otros 18 países. No estuvo mal la invesión con el “monocojón”.
Pero ¿quiénes ganaron más dinero con ello? ¿Los alemanes? En absoluto, no seáis tan inocentes, criaturas. Fueron los americanos y los suizos. En 1940 del total de las 324.766 acciones que componían el Cartel IG Farben únicamente 35.616 estaban en manos de personas con residencia en Alemania, el triple de esa cantidad, 86.671 acciones, estaban en manos de inversores de nacionalidad estadounidense y casi cinco veces más, 166.100 acciones, estaban en manos de ciudadanos suizos.

En estos 70 años no hemos aprendido nada. Absolutamente nada. Miramos siempre para otro lado cuando nuestras manos están manchadas de todos y cada uno de los cadáveres que produce nuestra indecente forma de vida, narcisista y vacía.
Es absolutamente necesario poner límites y controles a los poderes corporativos del mundo actual y es necesaria una revisión que saque a la luz la actual insuficiencia de los instrumentos de Derecho penal internacional ante todo ello.
No debemos olvidar estas palabras, atribuidas de forma erronea a Bertold Brech, dichas en aquellos tiempos de absoluta decadencia humana (tan parecidos a los que vivimos ahora mismo): “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”.

Porque por más inocentes que seamos, por más que nos sintamos humanos y pensemos que el resto de Humanidad lo son, para esa minoría criminal no somos más que carne prescindible de la que solo necesitan apenas un 20% que les sirvan de esclavos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aniversarios, Pensamientos, terrosismo de estado y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s