ÉBOLA Y GUARDIA CIVIL, (esbozo para un cuento infantil)

Hasta ese momento la certidumbre para la gente de NorteRico era que con una Valla alta, llenita por arriba de hojas afiladas como bisturíes, y con una policía adoctrinada pegándole a los pobres del SurPobre que intentaran saltarla, se frenaría toda posibilidad de que la miseria de África afeara las bonitas calles, llenas de lindos coches, en las que vivía la gente de bien.

Sucedió entonces que apareció entre los pobres del SurPobre un enfermedad muy fea, producida por un virus muy, muy pequeñito, que provocaba que los pobres del SurPobre que se infectaban tuvieran hemorragias internas que terminaban por matarlos de forma cruel y con mucho sufrimiento.

Mientras eso pasaba, los ricos del NorteRico, absortos en sus maravillosos móviles construidos con la sangre de los pobres del SurPobre y en los lindos programas color pastel de sus cadenas televisivas, seguían sin enterarse de nada. Total, ¿a quién interesan unos negros pobres que mueren en África, esa tierra que está tan lejos? Por otra parte, los pobres del SurPobre pensaban que ellos también tenían derecho a vivir de una forma más digna, y seguían jugándose la vida intentando saltar aquella Valla tan terrible y tan bien protegida por policías que golpeaban sin piedad y con mucha rabia.

Nadie del NorteRico pensaba en controlar el virus, a nadie del NorteRico le importaba el virus; eso es cosa de negros, pensaban; eso es cosas de africanos pobres, decían. Pero llegó el momento en el que los infectados del virus eran tantos que algunos, todavía sin saber que tenían tan terrible enfermedad, llegaban a la Valla y se subían a ella, ¿Qué otro camino les quedaba para acceder a un mundo de Dignidad que les era negado en su tierra?

La cruel policía, con órdenes concretas de que golpearan hasta que se les cansaran los brazos, seguía repartiendo golpes hasta que los pobres del SurPobre terminaban cayéndoles encima y llenándolo todo de sangre de los porrazos.

Y ocurrió lo que tenía que acaecer, los pobres policías que solo se dedicaban a hacer su trabajo con todo el amor del mundo, comenzaron a infectarse con la sangre enferma de los pobres del SurPobre. Los policías, ignorantes, como ya es habitual, se volvían a sus casas contentos de haber golpeado tanto y a tantos. Una vez en casa, abrazaban a sus hijos, y les contagiaban; abrazaban a sus mujeres, y las contagiaban; se iban a emborracharse con los otros amigos policías y terminaban contagiándose los unos a los otros. Muchos de esos policías tenían que ir después a golpear manifestantes, y les contagiaban; o tenían que ir a proteger a políticos corruptos y sí, por suerte también a ellos los contagiaban, y los jueces comprados, y a los banqueros, a gente que intentaba impedir desahucios, a reyezuelos, a obispos que amaban demasiado a las niñas…

Al poco tiempo, el virus, ese animalito tan pequeño al que no paraba ninguna valla ni la Ignorancia de las gentes ni la falta de Solidaridad, se había adueñado de toda la península que separa Europa de África. La muerte campaba a sus anchas matándolo todo a su paso: primero los policías, después a las personas y al final a políticos, banqueros, obispos y reyezuelos. Poco tiempo después el virus superó la península norafricana e invadió Europa provocando entre el 50% y el 80% de mortandad.

Al cabo de unos años, lo que antaño se conoció como NorteRico, estaba convertido en un páramo de desolación donde se culpaba de todos los males a los pobres del SurPobre y en el que se hacían ingentes esfuerzos económicos por parte de las clases menos favorecidas para poder armarse lo suficiente e invadir el Sur y hacer pagar a los desalmados africanos todo el daño producido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en golpear, guardia civil, inmigrantes, melilla y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s