Playa de Argelers

Estuve el otro día en una charla que dio Assumpta Montellà. En ella habló de la marcha hacia el exilio de miles de republicanos que huían de la crueldad brutal que siguió al instaurarse como vencedor de la guerra el general golpista Francisco Franco.
Nos habló del campo de refugiados de la playa de Argelers. De cómo las madres hacían agujeros en la arena de la playa, ponían en ellos a sus bebés y los cubrían dejando fuera la cabecita, para que el sol los calentase durante el día. Nos habló de la crueldad del hambre, de cómo aquellas madres no tenían alimento alguno que dar a sus hijos que se iban consumiendo poquito a poco. Nos explicó cómo algunas, incapaces de soportar el sufrimiento continuo de esos bebés sin culpa, esperaban a la noche, se acercaban a la playa y los ahogaban mientras ellas morían en vida para siempre.
Los que estábamos allí apenas nos sujetamos las lágrimas. Cómo puede sentirse una madre que se ve abocada a hacer eso. Qué siente una madre que debe abandonar a uno de sus hijos en la huida porque sabe que quedarse será garantía de muerte para los demás. Nadie puede saberlo si no lo ha vivido.
Mientras andaba en esos pensamientos pensé un poema, un humilde homenaje a todas y cada una de las mujeres que han vivido, viven y vivirán la crueldad de la guerra. Sé que es poco, pero al menos, egoístamente, me ha servido para sacarme un poco de dolor de dentro.

Madres con sus hijos en el campo de refugiados de Argelers

Todos duermen, mi amor.
Solo quedamos tú, yo
y un dolor de plata
que inunda esta noche
de luna esquiva.

Duerme mi amor
que recuerde
así
tu carita
en mi memoria.

Grabada entre cristales
de dolor ineludible
y un hielo líquido que empañará
mis ojos para siempre.

Descansa, así,
en los brazos de mamá,
mientras el agua negra te cubre
y las gotas de mi llanto
te colman.

Juega ya entre los peces,
en el iluminado camino de la luna
que salió a buscarte.
Nada temas,
que mamá estará aquí,
contigo
siempre
esperándote
hasta que vuelvas.

::::

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Playa de Argelers

  1. Manel Artero dijo:

    Te juro que pocas veces he escrito algo con los ojos tan empañados.
    Intentaba buscar las palabras y recordaba a Assumpta contándonos los hechos, y recordaba cosas durísimas que he leído o que me han contado de África.
    Intentaba buscar las palabras e intentaba imaginarme la escena. Imposible. Totalmente imposible siquiera imaginar el dolor.
    Esos pocos versos es lo más a lo que he podido llegar desde mi cómoda silla de mi cómoda casa de mi cómoda vida.

    ¿Volveremos a esa barbarie? Esperemos que no.

    Gracias, Bruxina. Y besos,
    Manel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s