Hablar de amor

Esta vez ha sucedido a raiz de un comentario de Bruxina y de la lectura en primicia de uno de sus hermosos poemas: Amarte despacio. De ahí comenzamos a hablar de la dificultad de hablar del Amor. Incluso apuntamos alguna divergencia en cuanto a qué entendíamos cada cual que era esa cosa que llamamos “amor” aún sin saber de qué hablamos.

Confieso que hay mucha complicidad con esta buena amiga, porque hablando del amor, de cómo hablar de él y leyendo su poema me vi escribiendo yo otro en el que, de forma improvisada me ponía a hablar de eso tan difícil de entender y de sentir.

Ahora, si no os sabe mal, os dejaré para hablar con ella y leerle el poema que hizo nacer en mí mano. Gracias, Nieves.  

Hablar de amor
Hablar de amor, me dices.
Así,
de repente,
en la tarde que muere.

Qué contarte pues
del dulce dolor al sentirlo
y del dolor amargo al perderlo.

O hablarte de ti,
de mí,
de historias felices
de amantes pretéritos.

Todo para decirte
lo que ya sabes:
que sucumbí a él en ti,
que me di a ti por su causa.

¿Sabes?
Al final solo serán instantes.
Una suma de momentos
construyendo un nosotros
más allá de ti y de mí,
amor.
Sutil eternidad en cada lapso.

***

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s