Sara (micro relato)

Siguiendo al sirviente sardo que servía sirope sanador al señor senador, ser sagaz siendo sureño, Sara se serenaba, pues siendo sorda, soñaba silente no ser un ser silencioso, sórdido y solitario sino superior y sustancial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Micro relatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s