Para la Revolución, poesía (2)

Nos quieren ignorantes. Porque la ignorancia es la gran baza de los dictadores. Y nos quieren adoctrinados. Jamás educados, jamás leidos, jamás capaces de entender las palabras. Porque si entendemos las palabras comprendemos el mensaje del poeta cuando nos enseña lo que puede ser una piedrecilla del camino, esa que todos pisan y patean, pero que reconvertida puede ser la piedra arrojadiza que reviente hasta el alma del mayor Goliat. Si hemos de ser cosa, seamos piedra. Si hemos de llegar al hambre, que nosotros seamos los dueños de nuestra hambre. Si hemos de llegar al miedo, que sea tras su miedo.

COMO TÚ…
(León Felipe)

Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera…

***

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Para la Revolución, poesía (2)

  1. Pingback: La Palabra es un arma terrible en manos concretas | El Día a Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s