Sara

Siguiendo al sirviente sardo que servía sirope sanador al señor senador, ser sagaz siendo sureño, Sara se serenaba, pues siendo sorda, soñaba silente no ser un ser silencioso, sórdido y solitario sino superior y sustancial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Micro relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s